Salud de A-Z

La menopausia de ellos

InicioVida saludableHombres 40 a 50 añosLa menopausia de ellos
Así como las mujeres pasan por este proceso, los hombres sufren una crisis similar bautizada por los expertos con el nombre de andropausia. ¿Cómo reconocer sus síntomas?

 

Si bien la afirmación puede parecer obvia, nunca está de más decirlo: los hombres también sufren cambios por la vejez. Tal como las mujeres se ven afectadas por la menopausia, los varones padecen una etapa de transformaciones parecida, denominada "andropausia".

Cuando entran en la edad "madura", alrededor de los 45 años, los hombres sufren algo así como su propia "menopausia masculina", en la que protagonizan cambios hormonales que alteran su vida física, emocional y sexual.

En la mayor parte de los casos, las transformaciones suelen comenzar alrededor de los cuarenta años, pudiendo durar incluso hasta los setenta. Además de cambios en el cuerpo, experimentan alteraciones en la actitud, en el estado de ánimo, cansancio, pérdida de la agilidad física y del apetito sexual.

El principal motivo de este "climaterio" es la disminución de los niveles de la hormona masculina, es decir, la testosterona. Otros factores que pueden incidir son causas hereditarias, estrés, enfermedades cardiovasculares, vicios como el alcohol y el tabaco o disfunción tiroidea.

¿Está usted en la andropausia?
Si usted presenta tres o cuatro de los siguientes síntomas, se encuentra atravesando esta "vil etapa".

  • Irritabilidad, malhumor; el hombre se vuelve un gruñón.
  • Autoexigencia: suele medirse con sus pares o con personas más jóvenes.
  • Sus características y virtudes esenciales se convierten en manías. "Todo lo que nos gustaba de esa persona se incrementa y termina transformándose en manías", sostuvo la especialista.
  • Exceso de estrés.
  • Cansancio, fatiga.
  • Hipersensibilidad: el hombre que pasa por esta etapa suele plantearse problemas de pareja. Durante esta crisis se da la mayoría de los divorcios.
  • En algunos casos, los andropáusicos se deprimen por falta de proyectos a futuro.
  • La edad afecta la fertilidad, lo que se traduce en una disminución en la calidad y la cantidad de las relaciones sexuales.
  • Hostilidad hacia la pareja.
  • Búsqueda de nuevas novias mucho más jóvenes que ellos.

Tipos de andropáusicos
Existen diversos tipos de "hombres maduros". Se establece una clasificación de los "señores" que padecen esta crisis.

  • Andropáusico "cartersiano" es aquel que vive haciendo filosofía, planteándose todo lo que le ocurre.
  • Andropáusico "duro" es el que intenta demostrar fortaleza. Sabe que su testosterona está en baja pero finge que no le importa.
  • Andropáusico "nostálgico" es quien está en constante búsqueda de la tetosterona perdida. Vive del pasado y le encanta hacer alarde de lo que hizo en tiempos mejores.
  • Andropáusico "creativo", aquel que asume la edad que tiene y actúa en consecuencia. Sabe reconocer los años vividos, no se tiñe el pelo ni intenta esconder su calvicie.
  • Andropáusico "científico", que prueba todo para mantenerse joven. "Con tal de que la vejez no lo encuentre, se mete en un tubo de ensayos. Es el que se tiñe y se somete a todo tipo de tratamientos".
  • Andropáusico "vergonzante", que pasa el día entero mirándose al espejo. 'Espejito, espejito, cuál es el más bonito´, es su frase de cabecera.

Consejos para sobrevivir esta etapa
A pesar de que la andropausia suele ser una etapa difícil, existen varias maneras para pasarla, e incluso disfrutarla, sin morir en el intento. El hombre debe "aprender a asumir la edad que tiene sin verla como algo terrible".

La capacidad de generar nuevos proyectos es básica en este momento de la vida. Según la licenciada, otra técnica para burlarse de la andropausia es retomar algún hobby pasado, "siempre y cuando sea dosificado con su edad".

No hay que temerle al diálogo con la pareja sobre estos sentimientos de pérdida. Para la experta, el hombre debe ver a su esposa como una compañera, no como la causa de sus problemas.

Es muy importante no creer que la andropausia es el fin de la vida. Empieza una nueva etapa que puede ser tan productiva como las ya vividas.