Salud de A-Z

Novartis avanza hacia la curación de la leucemia mieloide con un nuevo fármaco

InicioSalud de A-ZA - B - C - DCáncerTipos de cáncerLeucemiaÚltimas novedades acerca de la leucemiaNovartis avanza hacia la curación de la leucemia mieloide con un nuevo fármaco
La cura segura y universal significará añadir otros productos terapéuticos a Tasigna

 

El fármaco Tasigna (nilotinib) de la compañía Novartis es un «avance enorme hacia la cura de la Leucemia Mieloide Crónica (LMC)», según puso de manifiesto el director de investigación clínica de la Universidad Nacional de Irlanda, Francis Giles, en una reunión de expertos celebrada ayer en Madrid.

En opinión de Giles, la curación es «posible» en esta enfermedad, no obstante se debe continuar investigando incansablemente.

«Es necesario centrarse en otras partes de la dolencia, en otros remedios que ya están en fase clínica. La cura segura y universal significará añadir otros productos terapéuticos a Tasigna», concretó el investigador.
Este nuevo preparado de Novartis, que ha recibido recientemente la aprobación de la Comisión Europea como medicamento de primera línea en pacientes con LMC con cromosoma Filadelfia positivo (LMC Ph+), provoca una respuesta «más profunda» y funciona «más rápido» a nivel citogenético y molecular que su antecesor Glivec (imatinib), también del mismo laboratorio.

«El principio activo del nilotinib duplicó las respuestas moleculares y es la medicina mejor tolerada, ya que no provoca intolerancia cruzada en la piel, el hilado, y otros diversos efectos secundarios», añadió el hematólogo del Hospital de La Princesa, Juan Luis Steegmann Olmedillas.

El nilotinib pertenece a una clase de preparados llamados inhibidores de la cinasa que actúa bloqueando la acción de la proteína anormal que favorece la multiplicación de las células cancerosas. Esto ayuda a detener o retardar la propagación de dichas células.

Se estima que cada año se diagnostican en España cerca de 600 casos de Leucemia Mieloide Crónica (LMC), el dos por ciento de ellos en niños. Esta patología es uno de los cuatro tipos más frecuentes de leucemia y es el responsable de 15 de cada 100 de todos los casos de esta enfermedad en adultos, que representan globalmente el 3 por ciento de todos los tumores humanos.