Salud de A-Z

Yodo

InicioTratamientosMineralesZinc

 

El yodo total en el cuerpo humano es de unos 20-50 mg.
El 20% está en el tiroides, alrededor de 8 mg. Se encuentra en forma de yodo inorgánico y formando parte de la tirosina y de la diyodotirosina como yodo orgánico.
El yodo también se encuentra en la suprarrenal, en los músculos (50%), la piel (1%), el esqueleto (6%), el sistema nervioso central, las gónadas y el plasma (3'5 microgramos).
El tiroides es el órgano con mayor concentración de yodo.

Fisiología
Se absorbe en forma de yoduro y es transportado al tiroides que absorbe 1/3. El resto, tras dos o tres días, es excretado en la orina.

La captación de yodo por el tiroides está controlada por la TSH hipofisaria (hormona tirotrópica). Esta hormona se libera en función del contenido de yodo en la sangre.

El yodo, junto al aminoácido tirosina, interviene en la formación de la hormona tiroidea tiroxina, una hormona de función catabólica sobre las enzimas que controlan la actividad de los sistemas de oxidorreducción. Estimula la oxidación celular, incrementando la toma de oxígeno y la velocidad de reacción del sistema enzimático que maneja la glucosa. El yodo ejerce una gran influencia sobre el metabolismo orgánico total.

El yodo se encuentra también en otras secreciones de la glándula tiroides.

Necesidades
Las necesidades diarias del adulto varían entre 100 y 150 microgramos. Las necesidades disminuyen con la e dad y aumentan en el crecimiento y en el embarazo.

Dónde se encuentra?
Pescados, leche, algas, ajos, cebolla, berro, espinaca, col, zanahoria, puerro, nabo, tomate, pera, uva, judía verde, espárrago, setas, fresas, arroz, acedera, guisante fresco, alcachofa, lechuga, patata, trigo, rábano, mariscos, sal yodada.

En el agua potable en pequeña cantidad (1-1'50 microgramos/litro), variable según las regiones.
De todos modos la cantidad de yodo en alimentos es muy variable y está relacionado con la cantidad de yodo en la tierra de cultivo.

Carencia
El hipotiroidismo es consecuencia de un déficit de hormona tiroidea que, a su vez, puede ser consecuencia de un déficit de yodo.

Esto se da en lugares donde la tierra y los alimentos son pobres en yodo (bocio endémico). Si esta situación se mantiene durante generaciones aparece el cretinismo endémico. Esta situación es más frecuente en regiones montañosas aisladas y alejadas del mar.

La carencia puede estar ligada a la presencia de sustancias antitiroideas en la dieta: tiocianatos de la col, soja y judías, polifenoles, goitrina, hemaglutininas, queirolina.

Por lo tanto, hay que compensar esta ingesta con un aporte suplementario de yodo.

Exceso
El exceso de yodo y tiroxina puede dar hipertiroidismo y aumento del metabolismo.
El yodo puede ser mal tolerado, dando manifestaciones de yodismo que se caracterizan por: coriza, vértigos, dolores de cabeza, inflamación de las glándulas submaxilares. Esto se refiere al yodo a dosis ponderal.

Observaciones
A dosis catalíticas no suele dar reacciones de intolerancia, ni siquiera en personas alérgicas al yodo.