Salud de A-Z

Litio

InicioTratamientosMineralesLitio

 

El litio es un metal de la familia de los alcalinos, ampliamente distribuido en la naturaleza. El litio en el organismo humano se encuentra a unas concentraciones séricas del orden de 10 a 40 mcg/l. No se conoce la función del litio en el cuerpo humano, al contrario que la función de sus compañeros de grupo, el sodio y el potasio.

Necesidades
En principio, el litio no le falta a nadie. Las pequeñísimas cantidades de litio que se pueden medir en el plasma humano no tienen ninguna función conocida. Pero la administración de suplementos de litio tiene ya antecedentes, tanto en Grecia como en Roma, utilizado en termas de aguas minerales alcalinas para diversos padecimientos, tanto físicos como psíquicos.

El litio se utilizó como remedio para diferentes enfermedades, hasta que se asentó como agente farmacológico para el trastorno bipolar, también conocido como psicosis maniaco-depresiva, cuyas víctimas alternan estados extremos de euforia (o manía) y depresión que les llevan literalmente al cielo y al infierno, del resplandor a las tinieblas, de una exaltación sin límites, a un abatimiento intolerable.

Fisiología

  • El litio tiene acción sobre el sistema nervioso.
  • Actúa sobre las tasas de catecolaminas, acetilcolina, ácido gamma amino butírico, ácido glutámico.
  • Actúa sobre diversos mecanismos enzimáticos y sobre el sistema ATPasa. Parece actuar sobre la permeabilidad de las membranas celulares.
  • Interfiere en el equilibrio electrolítico intra y extra celular.
  • Puede modificar las concentraciones de calcio Ca2+ y de magnesio Mg2+.
  • Puede desplazar activamente al sodio fuera de la célula (sin acción sobre el K+).
  • Parece antagonista del potasio en las afecciones cardiacas. Se sabe que en éstas aumenta el potasio en sangre.
  • En las cardiopatías arterioscleróticas parece haber una relación inversamente proporcional a la concentración de litio en el agua.
  • Es una medicación catalítica de los trastornos de la función eliminatoria (urea y gota), y así fue utilizado antiguamente en forma de carbonatos, benzoatos y salicatos.
  • La acción del litio ha sido estudiada sobre los neurotrasmisores, sobre las tasas de catecolaminas, de la acetilcolina, del ácido gamma amino butírico y del ácido glutámico, así como sobre diversos mecanismos enzimáticos (el litio parece actuar sobre el sistema ATPasa).
  • La eliminación del litio en orina aumenta en los enfermos maníacos. En las psicosis maníacodepresivas, la tasa de litiointracelular (en hematíes) está disminuida.

Observaciones
En forma de oligoelemento y a las dosis indicadas (2-6 ampollas de gluconato de litio) no hay efectos secundarios como dosis alopáticas.