Salud de A-Z

Manganeso

InicioTratamientosMineralesManganeso

 

El manganeso está presente en los vegetales a concentraciones de 0,3 mg a 17,6 mg por kilo de peso, localizándose especialmente en los órganos reproductores.

En los animales, la concentración es de 0,2 a 4 mg/kg., localizado fundamentalmente en el hígado, los músculos y la sangre.
Las mayores concentraciones de manganeso se encuentran en el hueso, hígado, hipófisis, páncreas, riñones e intestino. Las concentraciones más bajas se observan en los pulmones, sangre y médula ósea.

Fisiología
El manganeso tiene una acción sobre hígado, huesos, ligamentos, piel, riñones, hipófisis, sangre, glándulas salivares, retina. Su concentración máxima se localiza en hígado y riñón. En sangre, el manganeso presenta una proporción de 0'0001%. En el adulto esto equivale a 10 mg/100ml.

El manganeso es absorbido por las células mucosas del yeyuno y se excreta fundamentalmente con la bilis y también con el jugo pancreático y el jugo entérico, y sólo en pequeñísima proporción a través de las células epiteliales de los ácidos pancreáticos y las células mucosas intestinales. Por consiguiente, las materias fecales constituyen su principal vehiculo excretorio. Alguna cantidad insignificante de manganeso en la sangre es convertida en quelatos y finalmente eliminada por los riñones.

El manganeso tiene acción sobre las reacciones de oxidorreducción, especialmente en el hígado (fosforilación oxidativa, oxidasas, lipasas, enzimas del catabolismo nitrogenado).
Es necesario para la síntesis de la hemoglobina.

Es esencial en el metabolismo de los principios inmediatos orgánicos:

  • En el metabolismo de los carbohidratos, activa diversas reacciones de conversión por vía glicolítica y ciclo de Krebs 
  • en la oxidación de la glucosa.
  • En el metabolismo de los lípidos activa el factor clarificador de la grasa en el suero (lipasas).
  • Actúa como cofactor en la síntesis de los ácidos grasos de cadena larga.
  • En el metabolismo proteico activa las interconversiones de aminoácidos.
  • Activa las peptidasas para el desdoblamiento específico de aminoácidos como la leucina.
  • Interviene en las funciones reproductoras. Es un regulador importante de la acción glandular sobre el crecimiento. Posee acción sobre la lactancia. Está relacionado con el tiroides. Refuerza la inmunidad aumentando la formación de antitoxinas.

Es un desensibilizante poderoso en los fenómenos anafilácticos. Activa numerosos enzimas del ciclo de Krebs, coenzima de la aminopeptidasa. Interviene en la síntesis de acetilcolina por el tejido nervioso. Interviene de forma directa en la actividad de las peptidasas. Activa la desosirribonucleasa y la arginasa. Ésta última interviene en la formación de urea en el hígado, evitando la acumulación tóxica de amoniaco. Activa también la carboxilasa, la fosfatasa, hidrolasa, oxidasa. Ayuda a la fijación de los minerales (calcio, hierro). Interviene en la acción del completo vitamínico B. En el BeriBeri experimental, la vitamina B en ausencia de manganeso no actúa y los trastornos no regresionan. Según Pfeiffer, el manganeso es el factor metálico que influye en el proceso de rememoración de los sueños.

La ingestión excesiva de calcio, fósforo y hierro con la dieta inhibe la absorción intestinal de manganeso. Por consiguiente, no sólo las vitaminas, sino también los demás metales y minerales influyen en el contenido de manganeso en el organismo.

Necesidades
En los primeros seis meses: el aporte alimenticio varía entre 2'5 y 25 microgramos por Kg. de peso al día. Estas cifras varían en función de la edad, del tipo de leche y de los alimentos sólidos que el niño con sume. Al empezar a tomar alimentos sólidos, aumenta el aporte de manganeso. Hasta los tres años la ingesta media es de 150-200 microgramos por kilo de peso al día, es decir de unos 2.500 microgramos. En el adulto los aportes son de 2 a 3 mg/día. No se ha observado toxicidad con aportes de unos 9 mg al día y algunos autores llegan hasta considerar normales 15 mg/día.

Dónde se encuentra?
Espárragos, trigo, nueces, cebada, arroz, espinacas, champiñón, remolacha, lechuga, maíz, berros, albaricoques, coles, ciruelas, apio, dátil, patata, uva, pera, zanahoria, cebolla, escarola, diente de león, cereza, manzana, naranja, hígado, riñón, páncreas, polen, salvado, soja.

Déficit
En el ganado que pasta en regiones con musgos pobres en manganeso se han observado síntomas de
  • retraso en el crecimiento
  • perturbación de la reproducción
  • anemias
  • anomalías óseas y crecimiento defectuoso de los huesos
  • trastornos neurológicos (ataxia)
  • descalcificación
  • hipercelularidad de la médula ósea
  • disminución de la fosfatasa alcalina serírica
  • degeneración testicular
  • períodos menstruales irregulares
  • fertilidad aminorada
  • pérdida del equilibrio
  • mala coordinación
  • bajos niveles de colesterol en la sangre
  • degeneración grasa del hígado
En el hombre no se conocen estados carenciales, pues la dieta aporta teóricamente cantidades suficientes de manganeso. Ni siquiera se han detectado carencias en lactantes, a pesar de que las pérdidas en las primeras semanas son 5 veces mayores que las cantidades aportadas por la leche materna.

La carencia de manganeso en la dieta de la rata produce degeneración del tejido germinal testicular (probablemente por afectación hipofisaria), acortando la supervivencia de los animales. En el pollo, el déficit de manganeso produce deformaciones óseas. El manganeso es muy abundante en las zonas de osificación, lo que puede tener relación con el papel de fosfatos que algunos autores (Roche y Courtois) le atribuyen.

Exceso
Es tóxico por inhalación en industrias y minas.
Se acumulan en el hígado y en el sistema nervioso central, produciendo síntomas parecidos al Parkinson.
El exceso de manganeso disminuye, además, las velocidades de absorción del hierro, calcio y fósforo en el intestino y dificulta la síntesis de hemoglobina y el depósito de calcio y fósforo en los huesos.

Observaciones
  • Puede dar reacciones de intolerancia.
  • Puede reactivar temporalmente los síntomas del paciente, lo que implica detener el tratamiento durante unos días para volver a reanudarlo posteriormente.
  • Contraindicando en tuberculosis y afecciones pulmonares en período de evolución.