Salud de A-Z

Potasio

InicioTratamientosMineralesPotasio

 

El organismo contiene el doble de potasio que de sodio. Un adulto de 75 Kg. tiene 250 gr. de potasio. Se encuentra intracelularmente en su mayor parte. También se encuentra en el líquido extracelular. En el suero sanguíneo está presente a concentraciones de 14-20 mg/100 ml. Esto representa una concentración de 3,5 a 5 mEq/l.

Fisiología
El potasio en orina es aproximadamente el mismo que el ingerido. Desempeña un papel fundamental en el equilibrio hídrico tisular. El potasio es el catión principal del agua en el interior de la célula. Mantiene, junto con el sodio, la presión osmótica y el balance acuoso. Es un componente de los jugos digestivos, y parte del potasio excretado de este modo es reabsorbido. En las heces se pierde poco. El riñón es el encargado de mantener constantes los niveles de potasio, independientemente de la cantidad aportada. Cuando hay alteraciones del equilibrio ácido-base, el riñón se encarga de excretar más o menos potasio para compensarlas. La corteza suprarrenal por medio de sus hormonas, especialmente la aldosterona, influye también en la excreción del potasio. Posee acción sinérgica con el sodio. Regula el equilibrio ácido-base con los iones sodio e hidrógeno.

En el líquido extracelular, interviene sobre la actividad muscular, especialmente en la del miocardio. Regula la excitabilidad neuromuscular, junto con el sodio y el calcio ionizados, al igual que la transmisión nerviosa y la contracción de las fibras. Pequeñas variaciones del potasio en el suero pueden alterar el ECG.

El potasio se almacena con el glucógeno en la glucogenogénesis. En la acidosis diabética el aporte de insulina y glucosa produce un almacenamiento de glucógeno y una retirada del potasio sérico, y la hipopotasemia resultante puede ser mortal. Por eso se administra potasio en este caso.
El potasio es esencial para el almacenamiento de nitrógeno, como constituyente de las proteínas musculares. En las pérdidas de tejido muscular se pierden ambos. La reposición incluye, además de los aminoácidos, potasio para fijar el nitrógeno. Contribuye a la formación de las células sanguíneas.

Necesidades
Se requieren de dos a cinco gramos por día. La dieta normal suministra unos tres gramos/día.

Dónde se encuentra?
Jugos de frutas abundantemente, carnes, legumbres, verduras, granos enteros, frutas como: naranjas, plátanos, ciruelas.

Déficit
No se conoce el déficit en la dieta. Ésta suele incluir cantidades entre 40 y 90 mEq/día.

  • La privación total de potasio durante 5 días provoca una pérdida del 25% del potasio muscular y del 54% si persiste más de 20 días.
  • La falta de potasio origina debilidad muscular, con fusión mental, vértigos, sed, perturba el ECG, altera la excitabilidad tisular, produce irritabilidad muscular, parálisis, taquicardia, galope, paro cardíaco, nefropatías.
  • La hipopotasemia puede ser consecuencia de: desnutrición, destrucción tisular, diarrea, vómitos, aspiración gástrica y de diuréticos como la clorotiazida y la acetozolamida.
  • El potasio disminuye en el miocardio afectado de insuficiencia cardiaca, lo que lo hará más sensible la digital.
  • El potasio disminuye en el miocardio afectado de insuficiencia cardiaca, a causa de las enfermedades renales.

Los pacientes debilitados por cualquier causa son propensos al déficit.
Puede ser consecuencia de:
  • Corticoides
  • Síndrome de mala absorción intestinal.
  • Sudoración excesiva.
  • Estenosis pilórica.
  • Exceso de hormonas suprarrenales o ACTH.
  • Regaliz.
  • Enfermedad de Cushing.
  • Parálisis paroxística familiar.
Exceso
La hiperpotasemia causa:
  • Entumecimiento de extremidades.
  • Mala respiración por debilidad de los músculos respiratorios.
  • Confusión mental.
  • Dilatación cardíaca.
  • Disminución del ritmo.
  • Parada cardiaca.
Puede ser consecuencia de:
  • Insuficiciencia renal.
  • Deshidratación intensa.
  • Shock.
  • Insuficiencia corticosuprarrenal.
  • Inyección intravenosa demasiado rápida. El cloruro de potasio, empleado en la medicina alopática, tiene efectos secundarios como dispepsia, pirosis y úlceras gastroduodenales.

Por otra parte, las sales neutras, que de hecho son alcalinas, sólo están indicadas en las nefropatías intersticiales y en la diabetes acidósica, pero en la mayoría de los casos el déficit de potasio no se acompaña de acidosis sino de alcalosis sanguínea, y por lo tanto las sales alcalinas de potasio están contraindicadas.
La inyección intravenosa de potasio es muy peligrosa y, a causa de ello, debe ser sustituida por una perfusión lenta.